Siervos de corazón



El que quiera ser "siervo"


Mas Jesús,  llamándolos,  les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas,  y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero,  será siervo de todos. Mateo 10:42-44.

Lo que es normal en el mundo natural casi siempre será anormal en el reino de los cielos.  Muchas cosas que el mundo llama buenas, Dios las rechaza rotundamente y muchas cosas que Dios llama buenas, el mundo las detesta naturalmente (Isaías 5:20); porque los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos (Isaías 55:8), ni sus deseos son los deseos del hombre. 

Abraham Maslow propuso una teoría psicológica donde la autorrealización tenía el nivel más alto de las necesidades humanas, él analizó al hombre y su naturaleza de manera bastante acertada, pues el éxito, la gloria y la alabanza son parte integral del ser humano.  Desde la caída del hombre al caer en la tentación del enemigo, esa naturaleza siempre ha querido sobresalir, sin embargo, para Dios el que quiere ser grande, no está en Sus propósitos eternos. 

A Dios no le gusta la naturaleza humana caída (Efesios 2:3), por eso envió a Su Hijo al mundo a morir por nosotros para que adquiramos Su naturaleza, Dios quiere tener contentamiento con nuestras acciones y motivaciones, quiere que seamos como Jesús, mansos y humildes de corazón, no solo de palabra o apariencia.  Él conoce las intenciones de nuestro corazón y muchas veces no podemos discernirlas (Jeremías 17:9), Él sabe de nuestro deseo de éxito y autorrealización.   La autorrealización de un cristiano debería ser Gálatas 2:20, ya no vivir él mismo sino que Cristo viva en él. 

Como lo que le interesa al Señor son nuestras intenciones, obviamente cuando nos dice que el que quiera ser el mayor será el servidor, no está hablando de un método para ser grande, está hablando del castigo para aquel que se deja llevar por su naturaleza de autorrealización… Dios está diciéndonos que el que quiere ser grande será castigado siendo el siervo de todos y que el que sea el siervo de todos de corazón será premiado con la grandeza; porque Dios castigará o premiará las intenciones del corazón.

0 comentarios:

Publicar un comentario