Si Él cuida de las aves...

Si Dios cuida de las aves...

Los pinzones son aves que tienen distintos picos, de acuerdo a los alimentos que tienen disponibles en el lugar que viven. De esta observación resultó la teoría de la "selección natural" y por consiguiente la teoria de la evolución.
Pero ¿a quién se le ocurre que los genes muten por necesidad y por casualidad al mismo tiempo, sin un creador involucrado en todo esto? cuando es obvio que alguien con la suficiente inteligencia e interés por alimentar a sus criaturas modificó sabiamente su medio de subsistencia... porque Dios cuida de las aves y Él las alimenta (Mateo 6:26)

Las mutacion genética que se origina en la subsistencia de las especies, no es el cimiento de la teoría de la evolución, sino todo lo contrario, es la piedra angular del concepto del cuidado y amor que Dios tiene por sus criaturas, con lo cual nos demuestra que nunca nos dejará solos, y que Él puede cambiar incluso nuestro medio de subsistencia si esto es necesario, para darnos de comer... es la demostración de un creador amoroso y verdaderamente poderoso, que si es capaz de cambiarle un pico a un pequeño pajarito, también lo será cuando sintamos imposible nuestro caminar, abriéndonos caminos donde no los hay.

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?
Mateo 6:26.

Si no se abriera el mar?

...¿y si no se abriera hoy la mar?

Te encuentras atrapado y sin salida. El enemigo te ha rodeado y ves hacia adelante para encontrar que algún milagro abra el mar que te impide escapar como a Moisés...  como al pueblo de Israel.

Pero el cielo sigue quieto y el enemigo pone su espada amenazante sobre tu cuello...

Te quedas esperando que algo aun suceda, observando aquella mar impertinente que se niega a dejarte caminar.

Todo está perdido y nada sucedió como en la Biblia... el fuego nunca descendió, las plagas no cayeron sobre aquellos que te ataron y te esclavizaron, la enfermedad nunca obedeció, y la muerte no se quiso retirar.

¿hasta dónde alcanzaría hoy tu fe?

¿hasta dónde te darías por vencido?

Porque nosotros no creemos en Dios porque haga milagros poderosos...   no creemos en Dios porque pueda hacer morir a tu enemigo en un instante.  Creemos por la fe, y la fe no depende en lo que vemos, pues la fe es aquello que trasciende aún sobre la muerte…  esa fe que te hace confesar como Jesús en el calvario…  esa fe que te hace declarar como Habacuc cuando la higuera no había florecido…  esa fe que te hace asegurar delante de los enemigos, que nunca te inclinarás a sus crueles amenazas, como aquellos tres amigos de Daniel que no cedieron un centímetro aún por ser echados en el fuego, y al contrario por la fe dijeron que Dios era poderoso para darles salvación y que aún si no los hubiera rescatado de las llamas, Él tendría un mejor propósito, y ellos seguirían siendo fieles por que no creían por milagros sino por la fe.

La fe que viene de lo alto, no se basa en que la mar se parta ante de tus manos, sino en Dios el que es eterno y tiene planes poderosos cada día para tí.

 

Escupiendo hacia el cielo

Escupiendo hacia el cielo.

La gente gritaba tan airada, como si aquel hombre les hubiera hecho algún daño inimaginable. Se alegraban de ver aquel que hasta hacía algunas horas caminaba por las calles atrayendo seguidores por doquier; azotado, juzgado y humillado delante los hombres.

Estaban seguros que era un charlatán, y darían hasta sus propias vidas por poner a ese predicador itinerante clavado en el madero.

Les caía como chicle en el cabello escuchar esas palabras que solía declarar por toda la nación, no podían soportar que algunos hasta quisieran ponerlo en el trono a gobernar.

Les hervía el vientre al sólo escuchar hablar de él en cada lugar donde hubiera alguna conversación entre los simples.
Era inaudita aquella fama que le habían otorgado por las plazas, no era posible que que ese mentiroso fuera escuchado atentamente desde la comarca más pequeña, hasta la misma ciudad santa de David.

Pero en realidad no le conocían, simplemente se dejaban llevar por la corriente de la ira... esa ira que nubla los lugares más ilustres de la mente... ni sabían si en verdad era mentiroso y charlatán.

Hoy en día publicarían en sus redes lo mucho que este hombre se oponía ante el imperio, tal vez compartirían en su muro la mentiras difundidas por el resto de líderes que con alguna maña retorcían la verdad, con el fin de ensuciar el testimonio de aquel hombre al predicar, usando la verdad y la mentira para darle veracidad a su pobre acusación. Tal vez harían páginas enteras condenando a aquel pastor, haciendole parecer de mentiroso, de atraer de todos la atención con el fin de pedir los diezmos de aquellos (según ellos) pobres engañados.

La envidia les corroía el corazón (Mateo 27:18), por que ellos querían que les dieran esa misma atención... querían muchos "seguidores" que sobre pasaran a los suyos... querían verse con la fama de aquel que acusaban sin ninguna compasión. Querían el dinero que pensaban el maestro recibía en las ofrendas de los suyos.

Esos fariseos jamás le conocieron... nunca lo investigaron para entender cuál era su mensaje... nunca se interesaron en su vida, no más para sacar algún trapo sucio que pudieran encontrarle... a los suyos vino pero no le recibieron.

No hables de Jesús, si aún no le has conocido en realidad... no hables de una iglesia si jamás te has enterado de su obra en este mundo... No te vuelvas como aquellos envidiosos, investiga sin ningún prejuicio y nada de parcialidad... juzga justo juicio (Juan 7:24) y No te dejes llevar por la envidia y la ira motivada en un corazon competitivo, debido el éxito que se ve en sus muchos seguidores.

Porque escupieron hacia el cielo y aquel de quien ellos mal hablaban, se levantó de entre los muertos, orgullo de Su Padre Celestial, quien un día confesó, este es mi hijo amado en quien yo tengo complacencia, Jesús el Señor de toda creación.







Se pierde la salvación?

Se pierde la salvación?

Esta es tal vez la mayor discusión y separación doctrinal de la Iglesia en todos los tiempos.

En lo personal creo que sólo por el hecho de que se intente hacer esta pregunta, significa que es necesario ponerse a cuentas con Dios...

Asimismo también, creo que un cristiano que se siente inseguro de su salvación,claro que puede perder la salvación. Porque por algo lo duda.

Pero por otro lado, si un cristiano se cree salvo, aunque blasfeme contra el Espíritu Santo, solo está buscando un seguro de vida para continuar sus pecados, por lo tanto tampoco tiene segura su supuesta salvación.

Sin embargo, pienso que cuando uno tiene el Espíritu de Dios se arrepiente de su pecado cada vez que es reconvenido y es salvo de seguro.

La idea es que yo no puedo salvar a otros, solamente el Señor Jesucristo... la salvación es personal, por lo tanto no puedo enclaustrar en una doctrina que Define que alguien que yo no conozco cuyo corazón es engañoso es salvo o no lo es, lo único que puedo examinar es si yo tengo el Espíritu de Dios en mi corazón, porque si esto es así verdaderamente soy hijo de Dios y no puede haber discusión.

Nuestros Miedos

Nuestro miedo y la misericordia de Dios

Lo que el impío teme, eso le vendrá; pero a los justos les será dado lo que desean.  Proverbios 10:24

Cuando el miedo te toca, te abraza empujándote a un mundo de mentiras y desconfianza, un mundo irreal donde Dios no puede ayudarte…  un mundo donde algo malo siempre está por suceder.   El miedo te alcanza cuando no lo deseas, empujándote a esperar inminente el desastre.  El miedo nos nubla la esperanza y nos ciega la confianza.

Pero el miedo es natural y vive en nosotros, porque somos frágiles…  es parte de nosotros, porque  sabemos que tarde o temprano  la calamidad tomará ventaja.  Es por esto que Dios te dice muchísimas veces en la Biblia:  "No Temas"

El impío recibirá lo que teme, pero a nosotros, a los que creemos en Dios, nuestros miedos no atraen lo que tememos, porque Dios tiene misericordia de nosotros y la misericordia se gloría contra el juicio (Santiago 2:13). 

Aunque muchas veces las historias de la Biblia solo nos dan idea de lo malo que puede sucedernos.  Ver a un apóstol Pablo encarcelado esperando su fin en el patíbulo, a Juan el Bautista decapitado por el rey cobarde Herodes, a Isaías aserrado en las manos del malo rey Manasés e incluso la misma muerte del Señor Jesús en el madero…  No obstante, estas pruebas estaban escritas en los propósitos divinos de Dios y no eran producto del miedo de sus hijos…  Pablo escribiría muchas de sus cartas en esa cárcel para bendecir a muchas generaciones con esas palabras inspiradas por el Todopoderoso; Juan el bautista cumpliría el propósito de ser el mayor profeta de la historia; Manasés regresaría arrepentido delante del Señor quien le perdonaría y restauraría más adelante y Jesús salvaría a la humanidad derramando hasta la última gota de Su sangre en ese madero.

El miedo no es, entonces, un enemigo de la fe, es solamente un síntoma de nuestra debilidad, porque la fe es un don de Dios y no un producto de apachar nuestros miedos.  La buena noticia es que obviamente la fe poco a poco diluirá nuestros temores, y que es al impío al que le vendrá lo que ha temido, pero al justo, justificado por la sangre preciosa del Señor Jesucristo, y gracias a Su infinita misericordia, recibirá lo que desea.

Por lo tanto, no creas que recibirás lo que tus miedos te gritan al oído, a Dios no le molesta que seas miedoso, al único que le dañan es a tí, pero Él diluirá tu miedo, porque Su misericordia es más grande que nuestros temores.

¡Glorificado sea nuestro misericordioso Dios!



El Resorte del Legalismo

El Resorte...

Desde tiempos muy antiguos el hombre ha intentado con mucho esfuerzo la búsqueda de la santidad por medio de la abnegación, e imposición de reglas, las cuales según el apóstol Pablo, tienen reputación de sabiduría en culto voluntario y duro trato al cuerpo, pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne (Colosenses 2:23), los cuales son como un resorte que entre más se comprimen, más energía liberan.

Es así cómo el legalismo prohíbe el pecado aplastándolo como a un resorte, reprimiendo su energía a tal grado que de un momento a otro explota dentro del corazón engañoso, convirtiendo a sus adeptos en sepulcros blanqueados, cuyo hedor de muerte se encuentra a punto de salir a la superficie, como una bomba de tiempo, fabricando depravados reprimidos, que tarde o temprano se convierten en asesinos psicóticos, violadores y demás. 

Así mismo la hipocresía toma posesión de los reprimidos. El pecado se adueña de los pensamientos, enloqueciendo las decisiones, y aunque por algún tiempo la blancura de la supuesta santidad que les adorna, aparenta cimientos de moralidad, llega un día que su presión es más fuerte que los límites de aquellas paredes blanqueadas, y estas son derribadas súbitamente.  

No obstante...    Dios aborrece el pecado, pero ofrece Su naturaleza (2 Pedro 1:4) para que nosotros también rechacemos la maldad y seamos libres del pecado y así también del círculo del resorte.

Porque más que normas, lo que necesitamos es la naturaleza divina, por lo tanto que nuestros límites sirvan para alejarnos del pecado, para que Dios sea formado en nosotros, porque al pecado no se le enfrenta, se le huye.






El mejor momento

Al mejor momento de los tiempos.

Callado... sumido en el silencio más profundo, nadando en lo mas hondo de los pensamientos... 

Allí... sentado oyendo a las gotas de los cielos hablándome escondidas en el tiempo.

Oportunas como hojas aventadas por el viento.
Es la miel del universo, aquellas notas de colores tan diversos.

Nieve pura que desciende como azúcar de algodón sobre el techo de mi mente.
El reloj de aquellas horas que levantan aún hasta los muertos.

Cantos invisibles con olor a rosas y avellanas, elixir de sabores que deleitan la conciencia.

Tiempos que me niego a que se esfumen entre ríos de narcisos y de espuma.

Dios hablando entre costuras.
El mejor momento de los tiempos.

dioses y gigantes

dioses y gigantes

Los gigantes te amedrentan, te humillan, y destruyen tu autoestima, te retan tal como Goliat al ejército de Dios...  pero los dioses te ofrecen gotas de grandeza, alimentan tu arrogancia, tu orgullo y  sustentan los deseos de tu carne...   los dioses te hacen sentir bien pero los gigantes te desprecian. 

A los gigantes los odias porque son insoportables y no puedes sólo contra ellos, porque son obviamente más grande que tú mismo... a los dioses tú los amas y por eso les permites que se adueñan de tu vida, convirtiéndolos en dueños y señores de tu voluntad.

Cuántos cristianos de hoy en dia se entrenan en la lucha por vencer a sus gigantes, pero jamás entregarían a sus dioses.

Cristianos que como la esposa de Jacob esconden debajo de sus faldas los dioses de sus padres... cristianos que se hacen sordos al mandato de entregar a su Isaac... que tienen otros dioses delante del Señor.

Porque en la guerra tus insoportables enemigos que te aíran y vienen en tu contra solo son en realidad un motivante de tu lucha, un aliciente que te lleva a tratar de derrotarles... pero aquellos enemigos que se ocultan detrás de la amistad supuesta, te drogan con placeres y te vencen poco a poco mostrando tu vergüenza.

Porque es más fácil derrotar a tus gigantes que no tener dioses delante del Señor.   Pues los dioses casi nunca se desean derrotar.

Pero nada hay imposible para Dios... y si ya identificaste esos amores que compiten en tu vida con tu Dios, es hora de dirigir tus fuerzas contra ellos... por cortar ese cordón que te alimenta... dirigir tu guerra contra esos dioses que tenemos delante del Creador.
 

Un mundo "All you can eat"


All you can eat

Te imaginas un restaurante con cientos de manjares "all you can eat", un lugar donde pudieras comer todo lo que se te diera la gana, sin limitantes.
La comida más apetecible sin restricciones...   sin restricción de dietas o dinero...
Allí donde "todo lo que quiera" significa "libertad"  libertad de decisión, libertad sin límites, libertad de satisfacción... libertad de llenarte y sobrepasar hasta la saciedad, aunque sin querer, te hagas daño sin medida.

Así es este mundo de deleites y de cosas deseables...  un mundo donde los placeres invaluables de la carne se encuentran disponibles y eres libre de obtenerlos sin medida.
Un mundo que te ofrece lo que quieras cuando quieras...  un mundo comparable al bufé más deleitoso que tú puedas tan siquiera imaginarte... un mundo "all you can eat"
Un mundo donde todo es permitido, un mundo donde tu imaginación es la única frontera... un mundo donde se te ha dado libertad de hacer lo que bien a ti te pareciera.

Pero sobregirar el placer de la comida puede darte dolores sin medida, consecuencias inimaginables... un poco más de lo que necesitas puede ser glotonería.  Todo me es lícito significa ser libre de pedir lo que tus deseos apetezcan, pero no todo nos conviene... no todo edifica.  Busca siempre lo que te conviene delante de tu Dios, busca que a tí te edifique en la gracia del Señor...  ponle límites a tus caminos y verás que al caminar no es tan difícil de llegar... sé ley a ti mismo con tal de agradar a tu Creador. 

Sobre La Roca

Hacedores

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Mateo 7:24.

El hombre prudente edificó su casa sobre la Roca, porque sabía que algún día vendría inminente la tormenta y la azotaría con toda su furia de devastación... sabía que los problemas vendrían a lo mejor tarde o tal vez temprano...  pero seguramente vendrían contra su vida por lo cual se preparó de antemano para soportar ese sucio vendaval.

Porque ciertamente vinieron los vientos, las lluvias y se acrecentaron los ríos que se ensañaron contra aquella casa, pero ni los vientos, ni las lluvias, ni los ríos desbordados lograron derribarla, aunque pegaron contra ella con todo ímpetu implacable.   

Porque aunque la fortaleza de las columnas de aquella casa para resistir los vientos era espléndida, y la capacidad del techo a soportar las lluvias era impresionante...  la fuerza más poderosa de aquella casa estaba en sus cimientos que se anclaban firmes a la roca... esos cimientos que se hacían uno a la roca inamovible.

Porque todo aquel que se cimienta en la roca que es Cristo, no será movido aunque el enemigo lo presione insistentemente con toda su fuerza y poderío... porque todo aquel que se cimienta en Jesucristo jamás será destruido, porque siempre resurgirá aún más y más fuerte que al principio.

Porque, cimentarse en la roca es amalgamarse con ella... es hacerse uno con Cristo en el Calvario...  porque no se trata solamente de creer en Él, (recordemos que los demonios creen y también le tiemblan)... se trata de oír y hacer las palabras que Él nos dejó plasmadas en las Sagradas Escrituras...  se trata de ser como Él en esta tierra, mostrando amor sin condición... se trata de ser hacedores y no solamente oidores...  porque todo aquel que está cimentado en Cristo, es por naturaleza un hacedor de buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.


  

Misión Impostergable

Misión impostergable


Mientras la iglesia se pase en seminarios de cultura financiera, congresos de autoestima, o de mejora en los negocios, quizás también en reuniones de alto liderazgo, de nutrición, salud del cuerpo o en aprender la clave para descubrir el temperamento...  Mientras nos pasemos aprendiendo de etiqueta y vestimenta o cualquiera de esas cosas que entretienen al verdadero y fiel mensaje de aquel precioso evangelio, que Jesús nos encargara hace casi dos milenios... 

Mientras nos sigamos señalando entre nosotros, siguiendo doctrinas de envidiosos que hacen páginas enteras dedicadas solamente en demostrar algún desvío de otros ministerios... envidiosos que se pasan cada instante de su tiempo en predicar los errores de pastores y profetas de otras denominaciones... creyentes narcisistas que se arguyen herederos del Sion espiritual y que estudian la manera de poderse demostrar ser los únicos y grandes religiosos.

Mientras nos sigamos convirtiendo en miembros de la mejor organización que supuestamente existe en esta tierra.

La sal no seguirá salando, la luz se seguirá atenuando, y la salvación del mundo se continuará tristemente postergando.

La iglesia del Señor no cambiará al mundo enseñando buenos hábitos de vida...  la iglesia cambiará al mundo enseñando a conocer, pero en persona, al Dios de amor... El dador de verdadera vida.

No sigamos postergando el ministerio, que la iglesia se levante, aviente su semilla hasta el rincón más pequeño de la tierra... que el mundo conozca a Jesucristo y la salvación se escuche como un trueno que desciende de lo alto, que se escuche como tromba que desciende del mismo trono del imperio de los cielos... que se unan de las manos las diez mil congregaciones, que se postren los cristianos humillados hacia el suelo, orando por los tiempos del Maestro, por los tiempos de arrepentimiento, tiempos de cosecha y de verdadero y real avivamiento.

¡Arrebata un alma del infierno!






Al arquitecto de las cosas

Muestras una pizca de tu fuerza en los volcanes...  enseñas un poco tu belleza en los paisajes, en el cristal transparente de los lagos, en el color de los celajes, el dulce aroma de las flores, y el sonido relajante de los ríos.

Muestras tu ciencia en las complejas conexiones del cerebro de los hombres... en la coordinación de los planetas de todo el universo...
Tu gloria invisible es visible en aquellas cosas que creaste.
Siempre estás hablando desde arriba y muy pocos se dan por enterados.

Gloria y alabanza al creador del universo... El hacedor de las potencias de los cielos...   diseñador de los detalles más pequeños imposible de verse con los ojos... arquitecto de los mares, de los montes y los valles.  Dios Todopoderoso eres digno de admirarse.






Con raiz

Con raíz
...pero salido el sol se quemó y por que no tenía raíz se secó. Marcos 4:6

El sol es beneficioso para los que tienen raíz pero quema a los superficiales.

Las plantas normalmente necesitan de la fotosíntesis que les brinda el sol, ya que crecen, dan fruto y viven gracias a los rayos de luz y calor que transforman en energía.  Así mismo los cristianos viven de los rayos del sol de justicia que vence las tinieblas y muestra lo que estaba oculto.  El sol prueba a los que verdaderamente han echado raices y los hace crecer, pero los superficiales, los que no tienen raíz, no logran pasar las pruebas y se mueren en el proceso.

Nuestra raíz es la fe en Dios, no en sus bendiciones.

No es poner nuestra fe en lograr el éxito en nuestro trabajo,  no es creer por un automóvil último modelo, ni esperar una mejor casa o una familia de abolengo, no es recibir la sanidad del cuerpo, o tener prosperidad, porque todo esto se desaparece con las pruebas... es la fe en alguien que trasciende todo esto material, alguien que venció al tiempo y a la muerte: nuestro Dios eterno.



Tiempo de los derechos

En el tiempo de los derechos

Llegó la época de los derechos, donde se protege los derechos de los hombres, los derechos de la mujer, los derechos a la libertad de decisiones... de partidos políticos... preferencias sexuales, derechos de los pobres, derechos de los trabajadores, derechos de los presos, derechos de todos.
Época de defender... del humanismo pleno.
Donde se pretende la igualdad de raza, religión y sexo.

Una época donde el centro de todo es el hombre y donde las tres partes más importantes de la persona son "yo" "yo" y "yo"... Hombre, hombre, hombre... 6, 6, 6.

Época donde se ha sacado de la ecuación a Dios... donde el amor al prójimo solamente lo han circunscrito como respeto al "derecho" ajeno, y los dos grandes mandamientos se han anulado, porque no tienen cabida en esta humanofanía del siglo XXI.

Este espíritu se contagia fácilmente aún en medio de la iglesia, donde la doctrina empieza a basarse en los derechos de los hijos de Dios, obviando nuestras obligaciones y responsabilidades como seguidores del Maestro.







La Victoria

Fue más que doloroso... día triste rayando hasta en lo ruin...
día oscuro, envuelto de sangre de color carmín.

Un pedazo de madera esclavizando el cuerpo de mi amigo...
El sol, escondido con vergüenza pudiendo ser solo un testigo.

la tierra quebratándose en pedazos... mientras murmullos se escuchaban entre burlas y rechazos.

un par de clavos en sus manos afirmándolo a la muerte...  lágrimas cayendo con firmeza sobre el polvo inerte.

Un grito desgarrante dando aviso que todo estaba terminado...  los cantos en el cielo por primera vez se habían silenciado.

Fiesta en el averno sin saber lo que estaba sucediendo.
Tres días de suspenso, y de pronto aquella roca, se movió crujiendo.

Los reyes del infierno temblorosos observaron aquel acontecimiento...
Ángeles ansiosos esperando la noticia que divisaba el firmamento.

El comandante de pie ante la muerte... grito desgarrante de victoria ensordeciendo el universo.
Aquello que parecía una derrota se les vino de reverso

El sol y Las estrellas reverentes se postraron ante el rey de gloria.
La tierra y los mares del planeta declarando a una su victoria.

Ha vencido... ha vencido, en aquella cruz el Cristo poderoso.
Derribando el muro que impedía que sus tropas entrarán victoriosos.

Tu deleite

Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.
Salmos 37:4

Obviamente cuando te deleitas en Él... es porque las peticiones de tu corazón son diferentes a las del mundo... pues los deseos de tu corazón estarán de acuerdo a aquello en lo que te deleitas.

Cuando te deleitas en el Señor tu corazón está tan conectado al de tu Dios, que solamente deseará hacer Su voluntad... los tesoros más grandes de la tierra te serán insignificantes...      los placeres más intensos de la vida te serán intrascendentes... y fuera de Él NADA desearás en esta tierra (Salmo 73:25)
Porque entenderás el placer de conocerle y desearás los deseos del Señor. 
Si todavía piensas que estar en una fiesta, tener el mejor coche, ser turista por el mundo, o tal vez ser de lo más  famoso de la tierra, es lo mejor...  o si aun sientes el mayor placer de todos en la comida, la bebida, el sexo o simplemente en dormir... no creas que las peticiones de tu corazón en realidad se cumplirán, por que aún no te has deleitado en el Señor.
Es cierto que habrá cosas que te gusten suficiente, pues serán un regalo del Altísimo, pero nada en esta vida... y nada en esta tierra... superará el placer de estar con tu buen Dios y deleitarte en Su presencia.

Balance Certero

La Balanza de la Palabra

Un pequeño salto era suficiente para ser levantado hacia lo alto por aquel compañero de juego que se encontraba al otro lado de aquel “subibaja” de latón… y dejarse caer por la gravedad el único esfuerzo para levantarle a él aunque fuera muy pesado…  pero si pesaban parecido, había un instante que ambos podían quedar suspendidos en el aire, un instante de balance que emparejaba el movimiento… ese instante donde podía definirse la igualdad, ese momento donde podía encontrarse la equidad.   Así trabaja la balanza, que mide el equilibrio, empatando un lado con el otro; así también debe ser el entendimiento de la Biblia, debemos poder tomar en cuenta los dos lados de la moneda que ella nos presenta, el balance certero… el equilibrio verdadero.

Hoy en día muchos cristianos religiosos anteponen sus doctrinas al mismísimo Maestro de maestros, poniendo peso al contra peso y desbalance al equilibrio.   Ponen sus revelaciones sin tomar en cuenta el contraste.  No entienden que la Palabra del Señor es viva y no solo un conjunto de oraciones que se pueden enmarcar en un solo pensamiento.
Porque la Palabra tiene contra pesos en cada rincón de sus doctrinas.  Un día dice “Si” otro día dice “No”, un día dice “come” y otro “no lo hagas”, un día te llama a la riqueza, en otras ocasiones la pobreza, pero siempre está de acuerdo a la voluntad perfecta del Señor.
Vende todo lo que tienes se le dijo al joven rico, pero si vendes todo lo que tienes sin amor no te sirve una bicoca, dijo Pablo…  mata a todo amalecita dijo al rey Saul, pero fue tajante al decir “no matarás” por medio de Moisés.

La santidad es importante, pero también lo es la misericordia del Señor… hay que conocer el amor de nuestro Dios, pero también su Justicia y severidad…  la ley es trascendente pero también lo es la Gracia…  debemos llegar confiadamente ante el trono de Su gracia, pero con Temor y gran temblor… A veces Dios nos mete en el desierto para darnos el maná, pero también nos da la tierra que fluye leche y miel. 

Busquemos siempre la balanza en las verdades encontradas.

La Palabra del Señor es Viva y siempre habrá una revelación para cada momento de la vida para todo aquel que está atento para oír Sus indicaciones… por eso dice que el que tenga oídos que oiga  y la fe viene por este “oír” de la Palabra que Dios enviará cada día directa al corazón.




Fantasías de la nueva ola

Influenciados por ideas provenientes de la llamada confesión positiva, muchos han caído apasionados por la fantasía del pensamiento millonario... y no es que Dios no tenga el poder de enriquecer... es que estas no son ideas Bíblicas, sino mundanas que utilizan versículos aislados para parecer del cristianismo.

Quieren ser cual magos... hechiceros que muevan los objetos a su antojo...
Se contagian de la moda de los superhombres, que tan sólo existen detrás de las pantallas.
Declaran, decretan, y profetizan espectaculares bendiciones en sus vidas.
Creen tener el poder de Jesús pero huyen de su santidad.
Decretan lo que desean como si fuera Palabra de Dios.
Se creen el rey David derrotando al gigante, pero son cómo Saúl abogando por las apariencias, piensan caminar sobre las aguas, pero huyen de la tormenta como si ésta la hubiera creado el enemigo. Quieren las riquezas y la gloria de Abraham,  pero no entregarían jamás a su preciado Isaac.
Están viviendo la fantasía del "cristianismo mágico"

¡Claro que Dios enriquece! pero también empobrece... ¡claro que Dios te saca del desierto! pero también te mete en él... porque la Palabra de Dios es dinámica, es viva, y no se rige a nuestros deseos sino a los del Padre celestial.



Vestir o no vestir?


Del atuendo femenino

Para el mundo una mujer es más bella de acuerdo a cuánto más enseñe de su piel y obviamente eso dista mucho de la realidad. 
Hoy en día los vestidos de gala son más vistosos si son más pequeños y las chicas cristianas quieren usarlos porque es la moda, porque es lo cool, y la moda muchas veces les habla más fuerte que la razón.

Si alguien opina que las faldas deben llegar por lo menos arriba de la rodilla o que los escotes deben cubrir el 100 % de los pechos, lo tildan de retrógrado, o muchas veces lo juzgan de motivos pervertidos.

Aunque también existen los legalistas religiosos que querrán frenar a toda fuerza aquel espíritu del cual se ha contagiado la juventud de nuestros días, solo que torciendo la Palabra y ofreciendo hasta el infierno por usar aquel atuendo.

Si bien es cierto es lamentable que se juzgue al individuo por la forma en que viste y se le ponga medidas al pudor, también es preocupante que muevan los límites de decencia de acuerdo a lo que la moda ha dictado en pasarelas.
Lo que bien es cierto y debemos entender es lo siguiente: que cada quien es libre de hacer lo que ha creído conveniente, pero cada uno es responsable de sí mismo ante el gran juez.
Es necesario hacer conciencia que mostrado carne lo único que se atrae son carnales, o individuos que son "los carnívoros del mundo" y que después se sufren las tristes consecuencias.

Por lo cual hay que juzgar si aquella moda es o no verdaderamente conveniente.