Como a tí mismo

Como a tí mismo...

Ama a tu prójimo como a tí mismo (Mateo 22:39)

Este texto NO nos enseña a amarnos a nosotros mismos... eso ya lo hacemos bien, sino a amar al prójimo de acuerdo a un estándar ya conocido.

No sabemos decir 'no' porque queremos quedar bien con otros para que nos acepten.   Descuidamos nuestra salud porque siempre comemos lo que más nos gusta.  Tenemos baja autoestima porque queremos ser mejores.  No estamos satisfechos de lo que somos porque queremos más...
Queremos ser los primeros, los mas sabios, los más grandes porque nos amamos tanto que damos la vida por nosotros mismos.

De esta forma debemos amar al prójimo...
Hagamos que otros queden bien, que coman lo mejor, que sean mejores, que tengan más, que vivan mejor...  que sean ellos los primeros, los mas grandes, los más sabios...
!Demos nuestra vida por el prójimo¡


Sobre la compasión de los justos



La Compasión de Jesús en los justos

Mat 25:37  Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?



Ellos no sabían por qué el Señor les decía que le habían dado de beber…  ellos no sabían cuándo le habían sustentado…  porque nunca lo hicieron pensando que lo estaban haciendo...   Recalco "nunca lo hicieron pensando que lo estaban haciendo"
Ellos simplemente lo hicieron porque de tanto andar con Él, su corazón se estaba pareciendo cada día más al del Señor Jesús y este corazón estaba actuando en ellos, estaban viendo la humanidad tal como Él la miraba, estaban sintiendo la compasión de Jesús en su corazón y actuaron en base a ella… estaban viendo con los ojos del Señor… estaban siendo como Él.  

Ellos no pudieron ver pasar la necesidad sin hacer algo, porque eran como Jesús… no pudieron hacerse los ciegos ante el hambre y la necesidad…  la unción estaba sobre ellos para dar buenas nuevas a los pobres, para sanar a los quebrantados de corazón, pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos… para poner en libertad a los oprimidos y a predicar el año agradable del Señor…  la unción estaba en ellos para darle de comer al hambriento, de beber al sediento, recoger al forastero, cubrir al desnudo y visitar al enfermo...  esa unción que no es más que la manifestación del amor y la compasión de Su Espíritu en los justos.
Porque si Jesús hubiera hecho todo lo que hizo solamente por obediencia al Padre, para quedar bien con Él, no hubiera sido por amor a nostoros y una de las verdades más importantes de lo que Él hizo por mí, fue que me amó y tuvo compasión de mi condición aún siendo yo un pecador, por lo tanto si yo doy de comer al hambriento por obediencia, pensando que lo hago para Jesús, no lo estoy haciendo por compasión y amor al prójimo, y no estoy siendo como Jesús que desinteresadamente se dió por nosotros, sin esperar nada a cambio y que sencillamente lo hizo por amor.

Pero, esta es la hora en que los justos se levantarán entre los pueblos, siendo como Jesús… haciendo obras mayores que las que Él hizo, porque serán millones de Jesús multiplicándose al mismo tiempo, venciendo al egoísmo, cubriendo multitud de faltas, usando de compasión con los hombres y haciendo la voluntad de Dios en esta tierra; visitando al enfermo, rescatando al caído, extendiendo su mano al necesitado, y aunque nunca lo hagan por el interés de hacerlo a Jesús para recibir Su gratitud, estarán poniendo en alto Su nombre y el Rey les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis Mateo 25:40. y les dirá: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo Mateo 25:34.