Dios de montes y de Valles



Dios de los montes y los valles

Vino entonces el varón de Dios al rey de Israel, y le habló diciendo: Así dijo Jehová: Por cuanto los sirios han dicho: Jehová es Dios de los montes, y no Dios de los valles, yo entregaré toda esta gran multitud en tu mano, para que conozcáis que yo soy Jehová. 1Reyes 20:28.

Generalmente nos gusta ver las cosas desde arriba; vemos el horizonte desde el monte y descubrimos cómo era el camino que recorrimos para llegar hasta donde estamos… 

porque estar en los montes es emocionante, pues es cuando estamos arriba… es cuando el éxito nos sonríe y tal parece que andamos en las nubes.   Estar en los montes es estar en aquellos momentos de triunfo y de sosiego, es cuando el jefe nos exalta en el trabajo o cuando nos aumenta el salario…  es estar en aquellos instantes cuando sentimos que Dios está de nuestro lado… es el tiempo de ser reyes… el tiempo de ser grandes.

Sin embargo, los montes son pequeñas cumbres que resaltan entre valles, son solamente momentáneos, tiempos que se esfuman instantáneos.  Porque no siempre veremos desde arriba, muchas veces veremos desde el valle, no entendiendo lo que viene o desconociendo aquellas cosas que están alrededor.  A veces es el valle de la sombra de la muerte y del fracaso, otras veces el valle de los huesos disecados, el valle del dolor y enfermedad… pero siempre serán los valles de lo incierto, los valles del afán y soledad.

Pareciera que Dios solamente se aparece entre los montes, que es en esos tiempos cuando el Padre manifiesta sus bondades; pero cuán equivocados estaríamos si pensáramos así… porque Dios está también entre los valles… porque Dios es Dios de los montes como de los valles.   Y es allí cuando verdaderamente Él se manifiesta… es allí cuando muestra su mano poderosa… y es allí donde no temeremos mal alguno, donde su vara y su callado nos infundirán su aliento.  

LLorar o no llorar



Los Cristianos también lloran

Dicen que los hombres no deben llorar, y analizando esto detenidamente, es evidente que a todas luces es una vil mentira; pero que digan que los cristianos no deben llorar, y lo que es peor los obliguen a ello, es claramente un desvío destructivo de las almas de aquellos que han abrazado la fe.

La Palabra nos dice que lloremos con los que lloran (Romanos 12:15), y que son los que lloran, los que recibirán consolación (Mateo 5:4), así que la gracia del consuelo está disponible para aquellos que están derramando sus lágrimas en el fragor de la tristeza. 

Algunos dicen que un cristiano no debe llorar porque en él hay esperanza y hay algunos que hasta creen que un funeral sin lágrimas es un funeral de personas de fe, pero no se recuerdan que cualquier despedida es triste (Hechos 20:37), no se ponen a pensar que la esperanza de volver a ver a sus amados simplemente da consuelo a futuro, pero no seca las lágrimas por el presente, pues no quita el pensamiento de que todavía habrá que caminar por la vida con esa ausencia importante.   Hasta Jesús lloró, ¿por qué un cristiano no lo va a hacer?

Que Dios te bendiga si estás llorando en este momento… llora delante de Dios y seguramente Él te enviará el consuelo que necesitas, como un padre que ve llorar a sus hijos, te abrazará y te llevará a su regazo y te dirá que no estás solo y te llenará de esperanza, te sentirás mejor y seguirás adelante porque Él te sostendrá.

El amor al dinero


La raíz de todos los males


Es común en nuestros días, ver pastores y ministros de culto, que son buenísimos para colectar dinero, pues tal parece que han logrado descubrir la forma de motivar a las personas para que pongan muchos de sus bienes en el canastillo de la ofrenda.

Sin embargo, generalmente ésta motivación dista mucho de cumplir un objetivo altruista, ya que la mejor forma de convencerles es mediante la promesa de que están invirtiendo para recibir mucho más de lo que han entregado, es decir que les ofrecen un rédito demasiado atractivo.


No tienen un corazón dador, solo esperan algo a cambio, y esto de nada les sirve (1Corintios 13:3)...  no están siendo dadores por amor... están dando por amor, pero por amor al dinero. 


Así mismo, hay otros que se pasan la vida criticando a estos hombres que logran recoger grandes tesoros, mofándose de aquellos que se desprenden de sus bienes y dan sus diezmos, utilizando todo esto como excusa para evitar ser dadores, porque también aman el dinero.


Por lo tanto unos dan por amor al dinero y otros no dan por amor al dinero… 


No obstante, los deseos de Dios son que compartamos nuestro pan con los hambrientos, que ayudemos a nuestros hermanos cuando lo necesiten,  que cubramos a los que están desnudos, y que le demos a los pobres para sus necesidades (Isaías 58:7), que diezmemos de todos nuestros ingresos (Malaquías 3:10) y que todo lo que hagamos al prójimo lo consideremos como si lo hiciéramos a Él (Mateo 25:32-46);  pero lastimosamente el amor al dinero se ha opuesto a esa voluntad maravillosa del Señor.


Cambiemos esto y vayamos delante del Todopoderoso, clamemos por un cambio de corazón, y convirtámonos en personas más parecidas a Jesús, rompiendo la raíz de todos los males: el amor al dinero.