El que quiera hacer la voluntad de Dios conocerá la sana doctrina

El que quiera hacer la voluntad de Dios,  conocerá...

Joh 7:17  El que quiera hacer la voluntad de Dios,  conocerá si la doctrina es de Dios,  o si yo hablo por mi propia cuenta. 

La pregunta es ¿quiéres hacer la voluntad de Dios? o ¿estás buscando algún beneficio de Él, al ser cristiano?, ¿tu doctrina fue dada por los hombres? ¿estás seguro que tu doctrina es la correcta, solo por el hecho de que te lo demostraron con la Biblia o porque en tu iglesia así lo dicen? 

La respuesta es clara... si tu propósito es "hacer la voluntad de Dios" cueste lo que cueste, te niegues lo que te niegues, dejes lo que dejes, sin poner escusas ni objeciones; tu deseo es la santidad en tu vida (1Tesalonisenses 4:3; Levítico 20:7), entonces conocerás la doctrina verdadera del Señor y nadie te podrá engañar, mostrándote otro conjunto de conceptos teológicos que tengan otro propósito.

Un escogido no puede ser engañado... Mateo 24:24 dice que el enemigo intentará si fuera posible engañar a los escogidos, pero no dice que lo logrará, lo más probable es que no tenga éxito en esa empresa. Cuando conocemos bien a nuestro cónyuge, nadie puede engañarnos acerca de él, podrán mentirnos y tratar de manipularnos con palabras en su contra, pero si le conocemos bien, nada de eso nos confundirá, así mismo si conocemos bien a Dios, Sus gustos, Su amor, Su misericordia, Su carácter, Su presencia, Su voz, nadie podrá mostrarnos a Dios de otra manera... nadie podrá engañarnos acerca de Él.

Las ovejas del Señor "oyen Su voz" y le siguen (Juan 10:27), nadie puede imitar esa voz para engañarlas, ¡No!... ellas simplemente reconocen la voz de Su pastor y le siguen  porque le conocen; le siguen entregándole su vida, negándose a sí mismos cada día en santidad y obediencia, tomando su cruz (Lucas 9:23) porque conocen y aman al maravilloso Dios que bendice abundantemente a Sus hijos; tienen una relación con Él y conocen Su voz porque están entrenados para escucharlo.  Concer a Dios no es lo mismo que conocer de Dios, conocer a Dios nace de una "relación" con Él, conocer de Dios nace de una "doctrina".  No significa que la doctrina sea mala, de ninguna manera, pero nadie conoce la sana doctrina, sin conocer al autor de las Sagradas Escrituras.

Jesús es la verdad y los que serán engañados son aquellos que no amaron la verdad (2Tesalonisenses 2:10-11), porque el amor es el motor del conocimiento, es por amor que conozco a aquellos que amo, es por amor que me intereso en sus necesidades y las quiero satisfacer, es por amor que aprendo a sacar una sonrisa de su boca, por amor me doy cuenta de lo que le gusta u odia, es por amor que conocemos a Dios, y es por conocerle que le amamos más, porque el que no ama, no conoce a Dios (1Juan 4:7).


0 comentarios:

Publicar un comentario