¿Se anuló la ley de Dios algún día?

¿Se anuló la ley de Dios algún día?


La ley era simplemente un límite del cual no se podía salir el pueblo de Israel.  Sin embargo, si había un hombre que ahorcaba a otro, pero un segundo antes de matarlo le soltaba, había cumplido el mandamiento de "no matar", pero él había pecado;  Un hombre casado que soñaba con estar con otras mujeres, pero nunca había consumado una unión de hecho, estaba cumpliendo con el mandamiento de "no adulterar".

Por lo tanto nuestro Señor Jesucristo cuando vino tuvo que "magnificar la ley", no anularla (Mateo 5:17), ya que el límite era correcto, pero el corazón del pueblo continuaba siendo "pecador".


Jesús dijo: "Oísteis que fue dicho" y agregó, "mas yo os digo" (Mateo 5:21,27,38,43)
El que nunca había adulterado, ahora era adúltero en el corazón; el que nunca había matado, era un asesino de pensamiento y así sucesivamente, el pecado seguía allí.


Mi consejo es este, que nunca andemos al límite del precipicio, pues nos arriesgamos a caer.


Al que se queja del diezmo le digo, el diezmo es solo el límite inferior de lo que debes dar..  Dios lo quiere "TODO" no te conduzcas en el límite.


Porque ¿quién le tiene que decir a alguien que nunca se enoja locamente con su hermano que "no mate", o a alguien que no mira una mujer para codiciarla que "no adultere" o que diezme a alguien que da el veinticinco porciento; o a alguien que se niega a sí mismo Cada día como dice Lucas 9:23, que retraiga su pie de hacer su voluntad un solo día de la semana?.


Alguien que no está bajo la ley pero está en Cristo, nunca se le exigirá que cumpla la ley porque él hace más de lo que el límite dicta.
 

 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días, qué tal? El tema de la ley es uno de los que más ha confundido a los seguidores de Cristo, algo por la religión que ha puesto como cargas sobre las personas, aún sin ser israelitas,siendo que los gentiles nacimos sin ley. Con la venida de Cristo, Él no vino a quitar la ley, si no a cumplirla, y con su cumplimiento por parte de Él, le llegó el fin a la ley sólo para aquel que cree, como lo indica Pablo en Romanos 10. Cristo fue más que la ley, la cumplió, lo que no nos enseñan, por enseñarnos doctrinas equivocadas. El Camino para Dios es Cristo, no es la ley.

Publicar un comentario