confesión u oración

Confesión u Oración


Hoy en día los cristianos se han propuesto lograr todo lo que pretenden simplemente con confesar y declarar que las cosas que necesitan son hechas, basados en Marcos 11:23.  Sin embargo, estas declaraciones pueden estar totalmente fuera de la voluntad de Dios (Marcos 11:25-26; 1Pedro 4:19). 

Algunos confiesan que conocen a Dios pero no guardan Sus mandamientos; otros declaran que están en Él, pero no andan como Él, o que están en la luz  y que aman a Dios pero aborrecen a su hermano y por último muchos dicen, declaran y confiesan que tienen fe, pero sus obras demuestran lo contrario

1Juan 2:4  El que dice:  Yo le conozco,  y no guarda sus mandamientos,  el tal es mentiroso,  y la verdad no está en él; 
1 Juan 2:6  El que dice que permanece en él,  debe andar como él anduvo. 
1Juan 2:9  El que dice que está en la luz,  y aborrece a su hermano,  está todavía en tinieblas. 
1Juan 4:20  Si alguno dice:  Yo amo a Dios,  y aborrece a su hermano,  es mentiroso.  Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto,  ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 
Santiago 2:14  Hermanos míos,  ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe,  y no tiene obras?  ¿Podrá la fe salvarle?

El apóstol Juan llama mentirosos a todos aquellos que dicen y confiesan cosas que aparentan ser de fe pero con un corazón impío y codicioso.

Por lo tanto debemos entender que decir o confesar algo no necesariamente lo hará realidad, todo depende de Dios.


Recordemos que en Marcos 11:24 el Señor habla de "oración" no de declaración o confesión, y que lamentablemente todo lo que hay en el corazón tarde o temprano saldrá a la boca (Mateo 15:18).  

Oremos constantemente y centremos nuestro corazón en hacer la voluntad de Dios, y que todo lo que diga nuestra boca sea verdadero pues Jesús es la Verdad.







 

0 comentarios:

Publicar un comentario