Es bueno ser humillados.

Bueno es haber sido humillado...


Salmos 119:67,71  Antes que fuera yo humillado,  descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra...  Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos.

Cuando la gente te falte el respeto, te insulte, te odie y te humille constantemente, ya sea por tu falta de capacidad, intelecto, posición social, errores o creencias; tu corazón se sentirá adolorido; el desprecio te hará sentir inferior o tal vez molesto.  Sin embargo, eso es necesario que acontezca.  Es necesario que vengan las humillaciones a tu vida, pues algo bueno quiere hacer Dios en tí.  Recuerda que a los que a Dios aman "todas" las cosas ayudan a bien (Romanos 8:28).  

Dios permite en nuestra vida a aquellas personas que tal como Judás nos llevarán a la cruz, y aunque no se den por enterados, serán vasos importantes para el cumplimiento de nuestro propósito eterno.

Cuando te humillen otra vez, traicionándote, abofeteándote, escupiéndote o simplemente despreciándote, recuerda que fueron esas personas las que hicieron posible que Jesús muriera en la cruz del Calvario y nos diera la salvación eterna; por lo tanto, serán esas personas las que te llevarán a tu cruz y te ayudarán a dejar de andar descarriado y a aprender los estatutos de nuestro Dios.   

0 comentarios:

Publicar un comentario