Cuando la higuera no florece



Gozo en la escasez.

Aunque la higuera no florezca,  Ni en las vides haya frutos,  Aunque falte el producto del olivo,  Y los labrados no den mantenimiento,  Y las ovejas sean quitadas de la majada,  Y no haya vacas en los corrales;  Con todo,  yo me alegraré en Jehová,  Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Habacuc 3:17-18 

Cuando nuestra alegría y nuestro gozo están puestos en Dios, entonces todo lo demás carece de significado y ese gozo se convierte en la fuerza de nuestra vida para poder enfrentar cualquier tormenta o escasez (Nehemías 8:10).   La iglesia de los primeros años aprendió a gozarse en medio de las tribulaciones… Pedro y Juan salieron gozosos del concilio después de haber sido azotados (Hechos 5:41); La iglesia de Judea sufrió con gozo el despojo de sus bienes (Hebreos 10:34), Pablo y Silas cantaban alabanzas en la mazmorra más oscura y terrible…  Porque ellos no habían puesto sus ojos en las cosas materiales.

Los grandes hombres y mujeres descritos en Hebreos 11, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe,  no recibieron lo prometido (Hebreos 11:39), pero se mantuvieron firmes hasta la muerte, porque se gozaban en Dios y no habían puesto su esperanza en esta vida.

Cuando la higuera no florezca, cuando la escasez sea nuestra compañera, los negocios salgan mal, el dinero difícilmente se pueda ganar, nuestra despensa esté vacía, y no encontremos trabajo para subsistir, recuerda que tu esperanza está puesta en Dios... ¡Gózate en Él! y recibirás "esperanza" y las fuerzas para seguir adelante a pesar de todo.