Cabeza y no cola.

La Autoridad prometida

Te pondrá Jehová por cabeza,  y no por cola;  y estarás encima solamente,  y no estarás debajo,  si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios,  que yo te ordeno hoy,  para que los guardes y cumplas, Deuteronomio 28:13.

Ser cabeza implica tener "autoridad", pero Dios nunca le dará autoridad a alguien que jamás se ha sometido a Su autoridad.  

El reino de los cielos no es solamente una promesa idílica de un Dios que quiere ayudarnos a salir de un mundo de destrucción y aflicción, dándole riquezas al pobre y felicidad al desdichado... es el futuro planificado por el Señor de señores y Rey de reyes para por fin tomar control de la humanidad.  

Sin embargo, para cumplir con ese fin, debe escoger gente capacitada para liderar ese reino, debe escoger personas entrenadas en la obediencia, hijos confiables a quienes les pueda decir: sobre poco has sido fiel... sobre mucho te pondré (Mateo 25:21), porque el que es fiel en lo poco, lo será en lo mucho (Lucas 16:10).

Si somos fieles en obedecer los pequeños mandamientos que el Señor nos ha propuesto en esta tierra, también lo seremos cuando nos toque ser cabeza en el Reino de los cielos, podremos cumplir con mandamientos más grandes, y por lo tanto, seremos de los hombres de confianza del Rey... "cabeza y no cola"