aprendiendo a vivir al abrigo del Altísimo


Al abrigo del Altísimo

El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Salmo 91:1.

Habitar bajo el abrigo del altísimo, implica vivir en Su casa y bajo Sus normas; pues todo aquel que vive en casa ajena debe aprender a someterse a las reglas establecidas en ella.  Un hijo no podrá vivir haciendo lo que bien le pareciere... mientras viva en la casa de sus padres tendrá que acatar las disposiciones que ellos le exijan , por que son ellos los que tienen la autoridad bajo su techo.

Para todo derecho, existe una obligación; por lo tanto, para recibir el privilegio de que la sombra del omnipotente nos proteja, necesitamos aprender a vivir bajo Su cobertura.

Sometámonos a la cobertura del Señor, cumpliendo Sus mandamientos, aprendiendo a vivir en Su presencia, respetando Su autoridad y entonces recibiremos la protección de aquel cuyo poder es ilimitado y nada le es imposible.