La Oración y las necesidades

Orando por tus necesidades

A veces consideramos "necesidades" todas esas cosas que no lo son, creemos que tener comodidades, tecnología de punta, éxito y buena educación son lo más importante que hay en la vida; nos dedicamos a pedir tantas cosas que en realidad no son necesarias, que nuestras oraciones nunca salen más allá del techo de nuestra casa, pues solo pedimos para nuestros deleites (Santiago 4:3).  ...y precisamente por esto fue que el Señor tomó un momento de su vida y lo plasmó en las Escrituras, para enseñarnos a orar, enseñándonos a pedir principalmente por nuestras necesidades básicas.   

Jesús dijo: Vosotros,  pues,  oraréis así:  Padre nuestro que estás en los cielos,  santificado sea tu nombre.   Venga tu reino. Hágase tu voluntad,  como en el cielo,  así también en la tierra. El pan nuestro de cada día,  dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.  Y no nos metas en tentación,  mas líbranos del mal;  porque tuyo es el reino,  y el poder,  y la gloria,  por todos los siglos. Amén. Mateo 6:10-13.

Primeramente el Señor nos hizo ver que somos protegidos y amados por un buen Padre, haciéndonos sentir seguros en su regazo, que estamos viviendo en Su casa y formando parte de Su hogar, pudiendo acceder a todo lo que Él tiene, con la confianza de poder pedirle por aquellas cosas que son verdaderamenente una "necesidad".   Aprender a pedir, reconociendo la necesidad desesperada de que todo esto se acabe y venga el Reino poderoso de nuestro Dios, dejando a un lado los apegos de este mundo y anulando en nuestra vida el espíritu de la esposa de Lot, que no pudo dejar sus cosas y vio para atrás convirtiéndose en aquella estatua de sal.    Así mismo por la necesidad de que el Todopoderoso tenga el control haciendo Su voluntad en nuestras vidas, que dependamos totalmente de que se haga Su voluntad y no la nuestra, dejando de anteponer nuestros deseos a los Suyos.  Obviamente, también nos enseñó a clamar por la necesidad básica del alimento, ya que sin éste no podríamos vivir.   Y por útlimo, el Señor puso como necesidad básica aquellas que muchos olvidamos incluir en nuestras peticiones, la necesidad de ser perdonados y la necesidad de huir del pecado en la tentacion, porque ser perdonados es más importante que el alimento material, pues de esto depende nuestra vida eterna, pero ante todo, que Dios nos ayude a evitar las tentaciones es primordial, pues es en ellas donde al ceder caemos en el pecado y perdemos coronas eternas que jamás recuperaremos aunque venga el lavacro del perdón a nuestras vidas.

Oremos... pero, por nuestras necesidades básicas y hagámoslo confiadamente pues nuestro Padre que está en el cielo oirá, se conmoverá y verdaderamente responderá.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

es cierto, pero tantas cosas que supuestamente necesitamos

Publicar un comentario