Escapa por tu vida

!Escapa por tu vida!

Y cuando los hubieron llevado fuera,  dijeron:  Escapa por tu vida;  no mires tras ti,  ni pares en toda esta llanura;  escapa al monte,  no sea que perezcas. Pero Lot les dijo:  "No"... Génesis 19:17-18.

Lot se enamoró de la llanura verde y maravillosa de Sodoma, se encantó con las comodidades del lugar; la prosperidad y la gloria que ofrecía era espléndida y atractiva.  Era un valle construido por el Todopoderoso, con árboles frutales deleitosos, agua fresca que alimentaba gratis la vida de los que allí habían decidido residir.  

Como todo buen padre normal, quería lo mejor para su familia, quería darles todo lo posible para ayudarles para que su futuro fuera promisorio. Puso a su mujer posiblemente, en el mejor barrio de la ciudad, tal vez y con mucho esfuerzo logró poner a sus hijos en la más gloriosa escuela de la zona...  él no tendría miramientos para dar a su familia "todo".

Sin embargo, esas cosas que les llenaron la vida de comodidad, esos detalles que adornaban el ocio de sus vidas, esos logros motivantes, aquellos placeres delirantes que fácilmente se ofrecían a la vuelta de la esquina, esas cosas de la vida, de riquezas y deleites, atractivas y agradables, esa excelsa abundancia de todo lo mejor; llenó sus corazones y desvió sus ilusiones.

¿Acaso... es pecado mantener a tu familia en buenas condiciones? ¿acaso... la belleza es algo que deba ser fuertemente castigado?  ¿acaso... es destructiva una buena educación?  ¿acaso... no debemos buscar comodidad?

Tal vez no sea malo nada de esto, a lo mejor darnos un gustito no tenga nada de ofensivo para Dios, usar la mejor ropa no tenga un efecto destructivo en tu corazón;  pero decirle "no" al Señor cuando te llama a que apagues ese televisor... o decir que no quieres dejar la comodidad de tu casa para hacer Su voluntad... negarte a huir de la avaricia, con tal de buscar a tu Señor...  eso verdaderamente significa que la prosperidad ha dañado tu interior.

Lot ya no quería salir de allí, no quería el llamamiento del Señor, no quería dejar de ir al teatro por la tarde en su tiempo de descanso, no quería quitarles a sus hijos su futuro... no podía soportar el hecho de romper los logros alcanzados a nivel de sociedad... el llamado de "salir" se hacía más y más difícil con el tiempo.   Ese barrio se había hecho parte de su vida, esa casa era parte de su ser...  y esa vida había hecho de aquel justo hombre, un monigote de este mundo, que trayendo pudrición en su familia y corazón, arrastrándoles los había recogido a su entera voluntad.  

!Escapa por tu vida!  !Escapa hijo del Señor!  que este mundo y lo que ofrece, no dominen tu vivir... que este mundo y sus deleites, no te atrapen como a Lot...  !Escapa por tu vida! y si amas a los tuyos no te dejes dominar, por futuros promisorios, carreras de abolengo, artefactos sorprendentes o comer como un sultán.  
!Escapa por tu vida!  !Escapa por los tuyos! y cuando Dios te diga salid de en medio de ella pueblo mío para que no seáis partícipes de sus plagas, entonces tu obediencia sea más fuerte que el deleite y la dulce comodidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario