Relacionándonos con Dios

Dios y yo...

una relación sana

No pueden existir relaciones unilaterales, donde solamente una persona ceda todo el tiempo, donde una de las partes solamente pida y la otra solamente dé, como sucede con muchos cristianos hoy en día cuando buscan al Señor.  

Una relación se cumple cuando existen dos individuos que comparten mutuamente.  

Dios quiere tener una relación con nosotros, por lo tanto, no deberíamos llegar delante de Su presencia solamente pidiendo y pidiendo cosas, porque estaríamos siendo simplemente seres egoístas que solamente buscan los beneficios de dicha relación, pero nunca esperan ofrecer algo a cambio.  Acordémonos que Dios anda buscando adoradores (Juan 4:23) que le amen sobre todas las cosas (Marcos 12:30).  Aunque, si bien es cierto, Dios no se beneficia en nada que nosotros le demos, nuestra relación con Él, si lo hace.

Aquellos cristianos que buscan a Dios únicamente por los beneficios y las bendiciones, no han pasado a tener una verdadera relación con Dios y son simplemente sanguijuelas que solamente dicen "dame" "dame" (Proverbios 30:15).  

-quiero amarte Señor, y no porque me des, hoy mi sustento
-quiero amarte Señor, y no porque me des, lo que yo te pido a ti..
-quiero amarte Señor, y no porque haces grandes maravillas...
-quiero amarte Señor, porque eres mi Dios... mi mejor amigo.