La Soberanía de Dios por Su misericordia

Dios tendrá misericordia cuando quiera...

...Tendré misericordia del que yo tenga misericordia,  y me compadeceré del que yo me compadezca. Romanos 9:15

Muchos sabemos que son nuevas cada mañana las misericordias de Dios, y que Él es clemente, lento para la ira,  y grande en misericordia (Salmo 103:8) y esto es verdad.  

Sin embargo, hay quienes pecan hoy y descansan en la misericordia de mañana, como si el Señor estuviera obligado a tener de ellos compasión, y tuviera que perdonar sus pecados por que la sangre de Cristo Su Hijo fue derramada para eso, y esto dista mucho de la realidad.   

Si bien es cierto Dios ha tenido misericordia de nosotros que éramos lo peor del mundo... aún cuando le ofendimos de manera espantosa no siendo para nada dignos de ser llamados Sus hijos; quien por Su grande amor con que nos amó envió a Su Hijo unigénito para derramar esa sangre preciosa en el madero para que nosotros fuéramos perdonados... también es un Dios Santo (Apocalipsis 4:8), puro, que no soporta la maldad y sobre todo es "Soberano"... y  si alcanzamos Su misericordia es por que Él así lo quiso, no porque haya una receta para que Dios tenga misericordia de nosotros.  

Por lo tanto, no nos arriesguemos pecando para esperar por Su misericordia.  No creamos que es imposible que Dios deje de perdonarnos, por que esa arrogancia será nuestra perdición.

Jesús le dijo a aquella mujer sorprendida en adulterio: "ni yo te condeno" y ese pecado le fue perdonado por la eternidad debido a que Su misericordia es para siempre (Salmo 106), no obstante, agregó: "vete y no peques más" porque no podemos arriesgarnos a esperar por la misericordia de mañana y Dios no tiene la obligación de tenerla.  


El principio de la sabiduría es el Temor de Jehová...  temamos entonces al Señor... temamos ofenderle... temamos pecar delante de Sus ojos, para que no seamos sorprendidos.  
Vayamos agradecidos con Dios por Su misericordia y no pequemos más.