Obras... No declaraciones

Hacedores, no habladores 

15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16  y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?  Santiago 2:15-16 

En nuestros días existen muchas olas o modas doctrinales que intentan explicar bíblicamente, pensamientos humanos.  Una de ellas es la doctrina de las declaraciones, dándole exagerado valor a las palabras que decimos, sabiendo que ante todo, lo mejor es que seamos "hacedores de la Palabra" (Santiago 1:22) y que hagamos las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Efesiso 2:10).

Si declaras bendiciones para tu hermano, pero no le ayudas en lo que necesita, eres solamente un hablador y Dios quiere que actuemos, no solo que hablemos, porque nuestras acciones hablan mejor que nuestras declaraciones, pues la fe sin obras es muerta (Santiago 2:17).

Así es entonces que por más que declares prosperidad, si la haraganería es uno de tus defectos, jamás te llegará...  Por más que te declares Santo, si no te apartas del pecado, jamás lo serás... por más que declares un empleo como tuyo, si no te levantas a buscarlo, nunca lo obtendrás y por más que declares que Jesús es Señor de tu país, Si no cumples La Gran Comisión, jamás lo será.  
 


 

1 comentarios:

ANTONIO MARTINEZ DE UBEDA dijo...


MI JESUS DE NAZARET



AQUELLAS ARENAS QUE POR PISADAS,

SE HICIERON HUELLAS A DESAMPARADOS.

SANDALIAS DE UN PESCADOR QUE ERA DIOS. DOS

BRAZOS PARA COGER LAS LLAMADAS



TRADUCIDAS AL DECIR, NO TEMAS EN MIRADAS,

SOY AMOR, SALVADOR Y BALSAMO DE LLAGADOS,

ROCA Y AMIGO EN DIAS POCO ALUMBRADOS,

Y AGUA QUE SE ADENTRA EN LAS ALMAS MAS CANSADAS.



Y HABLO DE UN LAZARO Y EPULON JUZGADO,

DE UN BUEN CIELO Y DE INFIERNO VIVIDOR,

Y DE PROFETAS DE PALABRAS SIN MISTICAS.



REALIDAD EXPLICADA POR EL MAS AMADO,

NACIDO EN PALESTINA Y CONOCEDOR

DEL PERDON DE PARABOLAS BIBLICAS.



ANTONIO MARTINEZ DE UBEDA LINDEN

Publicar un comentario