Cuando el Maná cesa de caer



Cuando el maná cesa de caer

Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año. Josué 5:12 

Un día… aquello que se ha convertido en “lo común y lo corriente”, en un chasquido ya no existirá; ese día… extrañarás aquellas cosas que normal te parecían y te encontrarás en ese momento donde la única decisión que puedes tener, es conquistar tu tierra prometida y avanzar; trabajar por tu sustento sin dejar de continuar.

Llega el momento de crecer y madurar… el tiempo de dejar el vientre de tu madre dando paso al nacimiento; ese día de dejar de gatear y comenzar caminar; el momento de pasar de niño a joven y desde la juventud cruzar el umbral de la madurez; ese momento de abrir los ojos para descubrir lo que era un milagro que caía día a día y que ahora ya no es.

Es el tiempo de las encrucijadas, el tiempo de tocar trompeta y continuar de caminar… es el tiempo de salir de tu zona confortable y cruzar en seco ese río de las dudas.  Es el tiempo de obediencia ciega, dando vueltas sin sentido a ese lugar que Dios te ha enviado a conquistar.

Es el tiempo de la audacia y valentía, de tomar las riendas de las cosas y domar lo indomable. el tiempo de perder, para ganar, el tiempo de llorar para al final reír; Porque es ahora cuando falta lo infaltable, cuando se transforma lo normal en anormal, cuando lloras lo perdido y Dios te dice: deja de llorar a tu Saúl… cuando el maná cesa de caer, nuevas cosas están por suceder, proezas impensables pueden ocurrir…  porque cuando el maná deja de caer, es seguro hermano mío, es seguro;   ¡lo mejor está por comenzar!





2 comentarios:

Benjamin Alcorta dijo...

Correcto, tenemos que valorar lo que tenemos, y al mismo tiempo armanos de valor y luchar por un paso mas.

Te envio un fuerte abrazo! y te invito a mi blog http://benjaminalcorta.blogspot.mx/
#BenjaminAlcorta

Cristian Enrique Larios Aguilar dijo...

Gracias Benjamin Alcorta...
por allí estamos viendo tu blog...
Dios te bendiga

Publicar un comentario