La sombra de Jonatán



La sombra de Jonatán...

Tenía muchas cosas que perder…   su herencia, su realeza, sus tierras, su poder…  su futuro.  


Verdaderamente era un hombre exitoso, lo tenía todo. Nada de lo que pudiera desear le era imposible… era el hijo del rey.  
Pero cuando un hombre lo tiene todo en realidad, no busca la adulación ni la grandeza, no busca aparentar lo que no es, no busca ser grande pues sabe que ya es grande, no busca ser rico porque tiene más que lo suficiente, no pretende tener lo que no tiene porque lo tiene todo.   


No tuvo por usurpación el hecho de ser el siguiente en la línea de sucesión del trono, le importó la cuarta parte de un ápice que le declararan príncipe heredero.  Sin embargo, para su padre el poder lo era todo…  su forma de pensar le molestaba, le era insufrible saber que en medio de su simpleza y desfachatez, ayudara a aquel que le robaría su realeza.   La envidia y la aprobación, no eran parte de su forma de ser y eso a su padre le parecía insoportable.


El valor de la pura amistad le era elemental, nunca daría su espalda por sacar ventaja de una situación, la fidelidad estaba impresa en su corazón.  

David nunca olvidaría lo que hizo para él, pues si alguien le entregó el trono... si alguien le entregó la corona en sus manos...  había sido él… Jonatán su amigo fiel.  


No quería ser el eje de la historia, ni por un momento pasó por su mente ser protagonista de este cuento, pero lo fue, y aún más que el mismísimo David…  Pero, aunque en apariencia es la historia de un príncipe heredero que lo hubo perdido todo (la caída del grande poderoso)… aunque visiblemente es la leyenda de un hombre destinado a la realeza que muere en el triste hoyo del olvido y la tristeza…  aunque no parece el mejor relato de la vida de un héroe de la Biblia…  esta es la historia de la hazaña más impresionante de los tiempos… la proeza del que muere por los suyos, la valentía de entregarlo todo para hacer lo que es justo, la faena de menguar para que otro crezca, la epopeya de un valiente que toma lo mejor aunque en consecuencia haya sido relegado al segundo plano del olvido y el desprecio.  Es la historia de la sombra de lo que el más grande de los hombres haría como ejemplo de hidalguía y sacrificio, la historia de la sombra de aquel que no mirando su realeza se hizo siervo humillándose a lo sumo, no estimando su grandeza como cosa a qué aferrarse, llegando a entregarlo “todo por amor. 


Jonatán selló su vida con el mismo corazón que un día el Maestro de maestros, el Rey de todos los reyes, Jesucristo el Señor de los señores, hiciera por nosotros, entregando su reinado y dominio para que “su gran amigo”, accediera a realizar lo que estaba destinado antes del tiempo de los tiempos.

0 comentarios:

Publicar un comentario