Cristianofobia en boga



Cristianofobia en boga



Mat 10:22  Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.


Los desvíos de la forma de vida de este siglo, están considerados como pecados por Dios en su Palabra (Romanos 1:27; Levítico 18:22-24; Deuteronomio 22:5).   El homosexualismo, el lesbianismo, el trasvestismo, y los abortos, entre otros, surgen desde la oscuridad de lo prohibido, para salir a la palestra de lo permitido.   Que lo permitan no es un problema tan serio, porque cada quien tiene libre albedrío de hacer lo que bien le da la gana…  si se quieren casar entre ellos, que lo hagan; o si quieren abortar… son responsables de sus actos, aunque asesinos. 


Pero alguien que pone el dedo en la llaga es considerado no grato para cualquiera, y el hecho de señalar la cultura pecaminosa de este mundo nos hace enemigos del mundo.  Es por esto que han puesto su mirada de ira contra nosotros… ya no quieren permitir que llamemos a eso “pecado”…   intentan a toda costa impedirnos mencionar que Dios está en contra de esa forma de vida…  nos llaman “homofóbicos” (aunque no lo seamos) solo por el hecho de ser cristianos, aduciendo que ahora nosotros somos los enfermos…  luchan por tratar de demostrar que Dios no existe, porque es el único ser que tendría poder para castigarlos debido a sus desmanes…   nos odian más y más, escupiendo contra nosotros insultos que nacen desde la rabia más profunda de su corazón…  nos desprecian por el hecho de creer en algo que ellos no pueden ver. Finalmente nos aborrecen porque ha nacido la “cristianofobia” que Jesús había profetizado en Mateo 10:22.


Esto irá de mal en peor, cada cosa prohibitiva se legalizará en todos los países del mundo… pero los cristianos seguirán predicando el arrepentimiento, y nada nos detendrá… nos odiarán aún más tratando de acallarnos…  pero los verdaderos seguidores de Cristo, levantarán sus voces como las olas del mar al golpear la peña…  nos perseguirán tratando de arremeter contra todo aquel que grite la predicación de Juan el Bautista “arrepentíos por que el reino de los cielos se ha acercado”, y por último, cuando ya no puedan destruirnos por medio de las persecuciones, no tendrán otra cosa que matarnos, pero no será por mucho tiempo, porque cuando llegue al colmo la maldad de ellos, cuando las tinieblas cubran la tierra con más fuerza, allí nacerá nuestra luz, iluminaremos en medio de la noche y Cristo desde arriba bajará para terminar con toda esta podredumbre, ¡Alabado sea nuestro Dios!, estamos viendo el principio del fin.

0 comentarios:

Publicar un comentario