La parte buena de todo



La parte buena…


Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.  Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:41-42

Qué molesta estaba Marta porque María haraganeaba cuando ella trabajaba…  era el colmo de la pereza que no se dignara en atender a los invitados, ¡era cuestión de “responsabilidad”!   

Sin embargo, hay ocasiones que aquello que parece pereza o haraganería, está conforme a la voluntad de Dios para nuestras vidas y hay momentos en que la responsabilidad y diligencia, se oponen totalmente a sus deseos.   Para todo hay tiempo, dijo el sabio Salomón… hay tiempo de descansar de tus tareas diarias, tiempo de dejar a un lado las responsabilidades, tiempo de sentarnos a los pies de Jesús, tiempo de recostarnos en las faldas del Maestro… y ese tiempo es la buena parte de todo.

Porque no hay lugar más importante, no hay mejor sitio donde podamos estar, no hay tiempo que tenga más valor que este, no hay momento tal como aquel cuando descansamos en Su regazo.

Podremos ser las personas más responsables y sentarnos con los reyes y los poderosos de este mundo… podemos ser más hacendosos que cualquiera, teniendo impecable nuestras casas y lugares de trabajo… podremos ser diligentes como nadie, trabajando de sol a sol los 365 días de la semana y por ello ser ascendidos en nuestros puestos de trabajo, tener éxito en los negocios y todo aquello que emprendamos, pero si no tomamos tiempo para hacer lo que verdaderamente es importante, de nada nos sirve.

Jesús dijo: sólo una cosa es necesaria: y esta es descansar a Sus pies.





2 comentarios:

kadir dijo...

Es buen Post. gracias por compartir este mensaje. me sirvio de mucho

Cristian Enrique Larios Aguilar dijo...

Es una bendición saber que la palabra de Dios no regresa vacía y que cumple el propósito para el que fue enviada
Gracias por leer el blog
bendiciones!

Publicar un comentario