Uniéndonos

Que seamos UNO

Para que todos sean uno;  como tú,  oh Padre,  en mí,  y yo en ti,  que también ellos sean uno en nosotros;  para que el mundo crea que tú me enviaste. Juan 17:21

Para que el mundo crea, necesitamos la unidad, pero el mundo cada vez cree menos porque la iglesia cada vez se separa más.  Últimamente los comentarios del mundo acerca de nosotros los cristianos tienen tanto veneno, tanto odio, tanta ira que parece incomprensible que una religión tan maravillosa sea tildada de tantas impiedades.   Es tanto el mal testimonio que damos que muchos grandes líderes religiosos cuando han leído a Jesús se han maravillado de Él, pero insisten en que el cristianismo no es atractivo, debido a los cristianos.

Lamentablemente el mundo se pierde más y más... los argumentos en contra de los cristianos son inmensos... la oscuridad cada vez se posesiona del pensamiento humano, y nosotros que deberíamos de ser la luz que invada las tinieblas del corazón de ellos, nos apagamos poco a poco, queriendo darle al mundo lo que desea, utilizando marketing para atraer su atención, como tirando patadas de ahogado, pero convirtiendo nuestras iglesias en "empresas" en competencia en lugar de ser "Uno" como el Padre y el Hijo son "UNO".

Si tan solo nos tomáramos las manos, dejáramos de creer que tenemos la mejor iglesia cristiana de todas, o o la doctrína única, o que somos los únicos que buscan la santidad...  si tan solo nos abrazáramos queriendo el bien de los demás... si tan solo dejáramos de buscar nuestro propio beneficio... si tan solo dejáramos de hacer ayuda humanitaria tan solo como una estrategia publicitaria...  si trabajáramos los unos por los otros... 
Si verdaderamente uniéramos nuestras almas, esa unidad trascendería denominaciones y doctrinas, y el mundo verdaderamente creería por testimonio de esa Iglesia.